LITERATURA

Monday, October 30, 2006

EL BOOM DE LA LITERATURA HISPANOAMERICANA Y GABRIEL GARCIA MARQUEZ


INTRODUCCION

El boom de la Literatura hispanoamericana (latinoamericana) es el núcleo de escritores hispanoamericanos que en la década de 1960 adquirieron notoriedad o fueron lanzados como novedades por diversas editoriales, sobre todo de Barcelona (España).

En torno a estos escritores, casi todos ellos narradores y mayoritariamente novelistas, actuaron algunos críticos de España y América (Carlos Barral, José María Castellet, Emir Rodríguez Monegal, Ángel Rama), premios literarios como los de Biblioteca Breve y Formentor, revistas como Mundo Nuevo y Libre (ambas de París), y la coincidencia inicial, luego muy cuestionada, de apoyar la Revolución Cubana. Otro rasgo interesante es que estos escritores, por razones de exilio político o de distanciamiento cultural, vivieron largas temporadas en Europa, sobre todo en París y Barcelona.

En general, y sin tratarse de una generación ni de un movimiento literario, se observan en estos escritores algunas reformas técnicas provenientes del surrealismo y de la literatura estadounidense del siglo XX, así como del llamado realismo mágico y de la literatura fantástica. También cabe anotar que se deja atrás todo rastro de regionalismo, costumbrismo y neoindigenismo.

Las obras y autores que suelen considerarse señeras del “boom” son: Rayuela (1963) de Julio Cortázar, La muerte de Artemio Cruz (1962) de Carlos Fuentes, La ciudad y los perros (1962) de Mario Vargas Llosa y Cien años de soledad (1967) de Gabriel García Márquez. Novelistas que también pertenecen a este núcleo, aunque publicaron en la década de 1950 o durante la primera mitad de la de 1970, son: Juan Rulfo con El llano en llamas (1953), José Lezama Lima con Paradiso (1966), Guillermo Cabrera Infante con Tres tristes tigres (1967), José Donoso con El obsceno pájaro de la noche (1970) y Augusto Roa Bastos con Yo, el Supremo (1974).

A la sombra del “boom” se crea una nueva promoción de escritores que se incorporan también a la notoriedad de la literatura hispanoamericana con obras que traspasarán las fronteras de sus respectivos países y que serían consideradas innovadoras en el arte de narrar: Severo Sarduy, Fernando del Paso, Manuel Puig, Augusto Monterroso, Alfredo Bryce Echenique o Reinaldo Arenas.














QUE ES EL BOOM DE LA LITERATURA LATINOAMERICANA O HISPANOAMERICANA
A partir de 1960 ocurre en las letras hispánicas un fenómeno inusitado: la aparición de un grupo numeroso de escritores jóvenes, narradores y novelistas. Algunos de ellos fueron críticos literarios y escritores, los cuales hacían las explicaciones, valorizaciones y críticas de las obras de sus compañeros. Otro dato que anotar fue la gran cantidad de lectores que surgió en esa época, quienes leían con avidez las novelas de éstos escritores.
Este "boom" es conocido como la Nueva Literatura Latinoamericana. A partir de este lapso la "nueva novela" toma un papel importante tanto para América como para Europa.



El "boom" representa la época dorada de las letras latinoamericanas; edad feliz en la que "por raro designio de la fortuna", se conjugaron disímiles factores artísticos, sociales, políticos y económicos para ofrecer al mundo una literatura de excelsa calidad, como jamás antes se había conocido. La misma estaba conformada por elementos barrocos, americanistas y de denuncia social que la determinaban estética e ideológicamente como revolucionaria. Y aun cuando en varios aspectos relativos a esta cuestión las opiniones difieren bastante entre sí, la mayoría de sus defensores coincide en afirmar que el "boom" floreció en la segunda mitad de los '60 y que sus figuras iniciales fueron Mario Vargas Llosa ("La ciudad y los perros", 1962), Carlos Fuentes ("La muerte de Artemio Cruz", 1962), Julio Cortázar ("Rayuela", 1963) y Gabriel García Márquez ("Cien años de soledad", 1967). Por último, y siempre según el parecer de sus apologistas, el "boom" se expandió rápidamente, formó nuevos discípulos y, ya en plena década del '70, originó el "post-boom". Antonio Skármeta, Isabel Allende y Severo Sarduy son algunos de los exponentes internacionales más caracterizados del mismo.
En Argentina, los máximos representantes del "boom" serían Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato, Manuel Mujica Láinez, Manuel Puig y el ya mencionado Julio Cortázar. Incentivados por la presencia de estos popes de las letras nacionales, comienza a surgir por aquel tiempo una novísima generación de escritores que en los años siguientes producirán obras de un elevado valor estético. Ellos son algunos de los integrantes argentinos de lo que se ha dado en llamar "post-boom". Entre otros, se destacan de modo especial Héctor Lastra, Liliana Heker, Eduardo Belgrano Rawson, Juan Carlos Martini, Jorge Asís y Mempo Giardinelli. Todos ellos son autores de primer nivel, cuyos trabajos exceden con creces la escueta definición de "post-boom" pergeñada por sus teóricos más entusiastas. Tan estrecho es este criterio clasificatorio que Ricardo Piglia, por ejemplo, llega a ser un disidente intelectual. ¡No encaja en ningún lugar de este universo escolástico!

Esta literatura presenta algunas características:
1. La desintegración de las formas tradicionales de la novela, debido a que con esta nueva novela se tratan nuevas técnicas y el lector se convierte en un "lector cómplice" y dejará de ser aquel lector pasivo de antes.
2. La simultaneidad del lenguaje, aquí el autor utilizará un lenguaje variado de podría hacer denotar las distintas clases sociales, diversidad de lugares y regiones que a la vez que son diferentes su lenguaje también, ya no se utilizará en exceso aquel lenguaje directo, literario.
3. El argumento de la novela es borrado por el lenguaje de personajes y narradores, que serán ahora "hablantes" simultáneos.
4. Por último, La novela como ficción total; en esta parte ocurre una ruptura con la realidad circunstancial, los nuevos escritores emprenden la ruta hacia la imaginación creadora y el realismo mágico con la invención de lugares, nombres y personajes.


CONSECUENCIAS DEL "BOOM"
Esta exitosa invención de la industria del libro causó en CHILE, lo mismo que en el resto de Latinoamérica, efectos diversos. Al establecer una nueva escala de valores literarios y cimentar el prestigio de un selecto grupo de autores, el "boom" postergó la consagración definitiva de figuras tan relevantes.
Por más que a nuestros intelectuales posmodernistas esto les parezca un despropósito, ellos son algunas de las víctimas del "boom".
No obstante, aun ante los ojos del observador precavido el "boom" muestra una faceta positiva. Nuestra literatura, hasta ese momento poco conocida en el Viejo Mundo, fue justipreciada por los lectores de las naciones más importantes. Gracias a su acción propagandística, la producción literaria de algunos de nuestros mejores escritores desmintió, en los círculos mismos donde se ejercía el poder cultural de Occidente, la penosa fama de subcontinente intelectualmente atrasado que desde siempre le habían atribuido a América Latina. En este sentido, mutatis mutandis, el "boom" resultó ser una suerte de movimiento modernista del siglo XX. Con todo, no hay motivos para pensar que semejante acontecimiento haya tenido consecuencias duraderas. El esnobismo exacerbado es un mal de los imperios declinantes. Ahítos de objetos culturales, los europeos adoptan modas con la misma rapidez con que las abandonan, en una permanente búsqueda de alguna novedad que consiga sustraerlos de su embotamiento intelectual. En verdad, los latinoamericanos no les inspiramos respeto, sino curiosidad o indiferencia.

QUE ES EL REALISMO MAGICO

El realismo mágico es un género de ficción cultivado principalmente por los novelistas hispanoamericanos durante la segunda mitad del siglo XX.
El realismo mágico, como gran parte de la literatura de la segunda mitad de siglo, es esencialmente ecléctico.
Funde la realidad narrativa con elementos fantásticos y fabulosos, no tanto para reconciliarlos como para exagerar su aparente discordancia. El reto que esto supone para la noción común de la "realidad" lleva implícito un cuestionamiento de la "verdad" que a su vez puede socavar de manera deliberada el texto y las palabras, y en ocasiones la autoridad de la propia novela.
El realismo mágico floreció con esplendor en la literatura latinoamericana de 1960 y 1970, a raíz de las discrepancias surgidas entre cultura de la tecnología y cultura de la superstición, y en un momento en que el auge de las dictaduras políticas convirtió la palabra en una herramienta infinitamente preciada y manipulable.
El principal autor del género es Gabriel García Márquez. La novela mas conocida de este es sin duda alguna Cien años de soledad (1967).


BIOGRAFÍA DE GABRIEL GARCIA MARQUEZ
Nació en Aracataca, pero muy pronto su familia abandonó esta población atlántica para marchar a vivir a Bogotá. Allí se formó inicialmente en el terreno del periodismo, aunque también estudió derecho.
El compromiso político de García Márquez está integrado en su obra y se originó en el marco histórico de la Colombia del bogotazo y todo el periodo de violencia que le siguió.
Como otros escritores del boom de la Literatura latinoamericana defendió la Revolución cubana, pero, a diferencia de muchos de ellos, sigue apoyando a Fidel Castro y manteniendo polémicas airadas en la prensa y en encuentros con otros escritores sobre la actual situación cubana, especialmente en lo que respecta a los derechos humanos.
Escritor, periodista y premio Nobel colombiano, considerado una de las figuras más representativas de la narrativa del siglo XX.
ya en enero de 1965 decide volver a la literatura; por lo cual se encierra a escribir la novela "Cien años de Soledad".
Ésta llega a tener gran éxito y muestra de ello es que esta primera edición se agota en pocos días. La crítica delira en entusiasmo y la fama del libro trasciende pronto las fronteras del idioma, por lo cual editores extranjeros comienzan a disputárselo.

Su consagración literaria se produce con "Cien Años de Soledad" con la que se gana el premio Nobel en 1982.
Ya premio Nobel, y precisamente por la repercusión internacional que tiene desde entonces cualquier cosa que haga, aceptó tomar parte en la dirección de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, junto con el cineasta argentino Fernando Birri. Y no es que el cargo sea meramente honorífico, pues ha intervenido en varios guiones cinematográficos, tanto de obras suyas como originales.
















OBRA
Sus primeras novelas reflejan el ambiente de violencia e intolerancia que Colombia vivía en el momento en que las escribió: La hojarasca (1955), El coronel no tiene quien le escriba (1961) y Los funerales de la Mamá Grande (1962). En estas primeras obras se percibe una evolución estilística que pasa de la prosa barroca y elaborada de La hojarasca y de algunos de los cuentos de Los funerales de la Mamá Grande al laconismo y la frase desnuda al estilo de Graham Green o de Ernest Hemingway. El coronel, es una obra dramática historia en la que ya aparecen algunos de los personajes que reaparecerán en su obra más conocida: Cien años de soledad.
CIEN AÑOS DE SOLEDAD (1967)
narra la historia de la familia Buendía a lo largo de cien años y del pequeño lugar Macondo que acaba sepultado y destruido por las guerras y el progreso. El nombre de Macondo era el de un lugar próximo a Aracataca, y García Márquez lo convirtió en uno de los referentes geográficos literarios inolvidables.Esta novela, escrita en dieciocho meses durante su exilio en México, muestra ya la escritura y estilo consolidado del autor y sus mundos y obsesiones.
Todo parece arrancar de las leyendas y relatos fantásticos aprendidos en su infancia que le permitieron desarrollar una gran imaginación llena de imágenes obsesivas: es el mundo mágico que se le suele atribuir a este autor. García Márquez ha despertado admiración en numerosos países occidentales por la mezcla de realidad y fantasía que lleva a cabo incluso en sus textos periodísticos.
Gabriel García Márquez cursó estudios de derecho y trabajó como vendedor de libros, hasta que la suerte, la fortuna o los dioses le pondrían a escribir en el periódico "El Nacional". Su primera obra, "La Hojarasca" narra, en clave faulkneriana, la muerte de un médico que acaba de suicidarse. Este libro, dentro de su estilo difícil (monólogo interior) antecede la temática que centrará sus obras mayores ("Cien años de Soledad" y "El otoño del Patriarca") y otras de contenido más "social" ("El general en su laberinto"). Asimismo, vemos la mezcla entre lo divino y lo humano, sobre las raíces de la grandeza y las volpuptuosidades de la miseria, en un mundo en cambio, pero permanente, en la fría Macondo construida por sueños y realidades. Paradojas.La obra de García Márquez parece girar en torno a ideas que sobrevienen del pasado del escritor y que afloran una y otra vez en la obra, volviéndose temas a los que el autor regresará. García Márquez hace de la "idea recurrente" una norma de estilo, tomando la idea y transformándola según la idiosincrasia del personaje pero, sobre todo, del texto, que parece demonizar al personaje y al demiurgo (el escritor).
Es un autor que habla del tiempo y las estructuras divinas. Márquez centra su narración en un hombre o un grupo de nombres que afrontan su deuda paradójica con la "rueda del destino". Los personajes de Márquez parecen abocados desde un principio al sinsabor del tiempo, a conocer una historia ya escrita (se realce este hecho o no, su ejemplo más claro es "Cien años de Soledad"). El tema central de la obra de Márquez es el tiempo en todas sus formas. Márquez aprendió de uno de los más grandes (al final, parece que los genios se reconocen)
Una obra sobre el tiempo más que de personas, sobre textos escritos en cursivas y notas a pie de página inexistentes. "Cien años de soledad" resume en su título la verdadera esencia de la obra, una obra sobre el tiempo y el abstracto, en el que Cronos reina con su cetro y su serpiente.Es la historia, también, de los Buendía, familia marcada por el incesto, la lujuria, el caos... la humanidad. No encontraremos melindres, pero sus personajes se nos harán cercanos con el paso de las páginas, tiempo. Llámese "realismo imaginario", llámese "real maravilloso"... "Cien años de Soledad" es la novela que confirma el "boom" de la literatura hispanoamericana



La obra, en la que trabajó más de veinte años, recrea a través de la saga familiar de los Buendía la peripecia histórica de Macondo, pueblo imaginario que es el trasunto de su propio pueblo natal y al tiempo, de su país y su continente. De perfecta estructura circular, el relato alza un mundo propio, recreación mítica del mundo real de Latinoamérica que ha venido en llamarse «realismo mágico», por el encuentro constante de elementos realistas con apariciones y circunstancias fantasiosas.
Esta fórmula narrativa entronca con la tradición literaria latinoamericana, iniciada con las crónicas de los conquistadores, plagadas también de leyendas y elementos sobrenaturales originados por el profundo choque entre el mundo conocido y la cultura de los españoles que emigraban y la exuberante y extraña presencia del continente latinoamericano.


Rebeca trajo la enfermedad del sueño a Macondo. Hay mil hijos y una infidelidad, Úrsula y José Arcadio Buendía, Remedios es la bella, una guerra, el coronel Aureliano es condenado a muerte, hay un gran diluvio, el incesto concebirá un hijo con cola de cerdo, soledad."Cien años de Soledad" es una metáfora sobre la creación y el tiempo, sobre la vida y la muerte. Los dioses caminan entre nosotros, la religión, eterna cruz... Mito y tiempo, soledad de nuevo. El viejo barbudo lee en un papiro la historia escrita de los Buendía, otra vez Jorge de Burgos en una biblioteca medieval, metáforas.
Llega el ferrocarril, la vida cambia en Macondo. La antítesis es clara en un universo mítico invadido por la lacra del progreso. Los habitantes miran embobados los inventos de los gitanos, al fin conocerán el hielo. Ha nacido su hijo, pobrecito, tiene cola, como un perrito. ¿Pecado? Somos dioses.
UN NEGOCIO MUY LUCRATIVO
El "boom" fue una ingeniosa propuesta editorial que debido a circunstancias históricas propicias, logró imponer en el mundo de la cultura occidental un nuevo gusto literario. La rica literatura que desde fines del siglo XIX venía elaborando Latinoamérica, fue "descubierta" por hábiles editores que vieron en ella la posibilidad de un gran éxito comercial. Aunque —cabe repetirlo— de nada habrían servido los esfuerzos publicitarios si no hubiese existido un contexto histórico que la acogiera favorablemente. En ese entonces Europa necesitaba de una literatura como la que nosotros podíamos ofrecerle, pues en América Latina había tenido lugar el triunfo de una revolución socialista, la cultura europea se hallaba en crisis y los intelectuales de los países centrales se sentían fascinados por los productos exóticos provenientes de las distantes "colonias" americanas. Todo, en síntesis, contribuía a despertar en los europeos un vivo interés por la literatura de los pueblos latinoamericanos. Todo, incluso las obras literarias.



Desde que publicara la mágica historia de Macondo, las estirpes condenadas a 100 años de soledad lo reclamaban como uno de los suyos y lo condenaban, a su vez, a la más dura soledad: la soledad del éxito, la terrible soledad del que se siente y se sabe solo entre una multitud que lo acosa y lo aclama:
"Lo peor que le puede suceder a un hombre que no tiene vocación para el éxito literario, o en un continente que no está acostumbrado a tener escritores de éxito, es publicar una novela que se venda como salchichas. Ese es mi caso. Me he negado a convertirme en un espectáculo, detesto la televisión, los congresos literarios, las conferencias y la vida intelectual".
Desde la publicación de su obra más emblemática y la posterior concesión del Premio Nobel de Literatura en 1982, es probablemente el escritor más traducido, más leído, más influyente y más famoso de este siglo; quizá también uno de los más ricos. Cien años de soledad ha sido traducida a más de 35 idiomas y se calcula que en los 30 años largos que dura su leyenda se han vendido más de 30 millones de ejemplares.
La mítica novela de García Márquez vio la luz el 30 de mayo de 1967 en la Editorial Sudamericana de Buenos Aires, una de las editoriales más prestigiosas de América Latina. La tirada inicial de 8.000 ejemplares, que a Gabo le pareció una exageración, se agotó en menos de 15 días. Una segunda edición de 10.000 ejemplares dejó a la editorial sin papel y sin cupos de imprenta, por lo que durante dos meses toda América Latina hablaba de Cien años de soledad, sin que la gente pudiera comprarla ya que no estaba en las librerías.
La historia comienza a principios de marzo de 1952 cuando Gabo viaja con su madre a Aracataca, su pueblo natal, para vender el caserón de los abuelos. Fue quizá frente a las ruinas de aquella casa grande y muy triste, donde había vivido los primeros años de su vida con una hermana que comía tierra, una abuela que adivinaba el porvenir y un abuelo atormentado por la sombra de un hombre al que había tenido que matar en un duelo, fue allí donde sintió tal vez por vez primera la necesidad de dejar constancia poética del mundo de su infancia.
Desde aquel día, Macondo y las estirpes condenadas a cien años de soledad, comenzaron a tomar cuerpo en su mente. La sombra de su abuelo materno, el coronel Nicolás Ricardo Márquez Mejía, la figura más importante de su vida (hasta el punto de que, tras su muerte, sentía que nada importante le había sucedido) le iba suministrando los materiales con los que iba a construir aquel mágico mundo.

García Márquez ha dicho muchas veces: "Es muy difícil encontrar en mis novelas algo que no tenga un anclaje en la realidad". Su realismo es mágico precisamente porque es real.


En
1967 publicó su obra más aclamada, Cien años de soledad, historia que narra las vivencias de la familia Buendía en Macondo. La obra es considerada como un gran referente del Realismo mágico.

Gabriel García Márquez es conocido mundialmente por la peculiaridad de la forma con la que trata sus obras, conocida como "
realismo mágico" y que consiste en tratar hechos fantásticos desde el punto de vista de determinadas culturas que los consideran normales.






















































0 Comments:

Post a Comment

<< Home